Coca y tabaco en momias egipcias: La evidencia maldita del intercambio marítimo transoceánico hace 5 mil años.

momiaegipcia

Svetla Balabanova quedó paralizada cuando vio los resultados de sus propios análisis.

A la prestigiosa médica forense alemana le habían encargado analizar varias momias buscando trazas de consumo de drogas en los gobernantes del antiguo Egipto.

Las muestras evidenciaban la presencia de altos niveles de cocaína, nicotina y tetrahidrocannabinol en aquellos cuerpos preservados durante miles de años.

Con rigurosidad científica, la doctora Balabanova repitió los análisis varias veces y envió muestras a otros laboratorios para que se realizaran pruebas independientes. Todos los análisis sucesivos confirmaron los resultados iniciales.

Pero la comunidad científica permaneció escéptica, acusando de incompetencia a los profesionales que habían hecho el descubrimiento.

Empezaron afirmando que las momias eran falsas hasta que se demostró fehacientemente que eran auténticas.

Entonces pasaron a argumentar que estaban contaminadas hasta que se demostró que es imposible contaminar el tallo interior de un cabello.

A continuación alegaron que los experimentos no eran reproducibles hasta que un grupo independiente de expertos halló trazas de cocaína y nicotina en otras momias egipcias de un museo británico.

Por último, terminaron defendiendo lo indefendible: que el tabaco y la coca en realidad no provenían de Sudamérica sino que se trataba de unas rarísimas variedades de origen africano.

Pero nunca fue encontrada evidencia alguna de cultivos de coca o tabaco en Africa, Europa o Asia antes de Cristóbal Colón.

Lo que las momias nos relatan es una noticia intolerable para la historia que nos han contado.

La coca y el tabaco son indudablemente originarios de Sudamérica.  Los egipcios no tenían habilidades navales para cruzar el océano Atlántico.

De modo que forzosamente debió existir una civilización más avanzada hace miles de años.

Una civilización que disponía de conocimientos y tecnologías que ni los egipcios, ni los griegos, ni los romanos, tuvieron jamás.

—-

en español:

http://egiptoantiguo.blogspot.com/2007/01/cientfica-alemana-encuentra-trazas-de.html

en inglés:

http://www.faculty.ucr.edu/~legneref/botany/mummy.htm

http://www.druglibrary.org/schaffer/misc/mummies.htm

en youtube:

http://www.youtube.com/watch?v=5Wg7rxZxfyg


Atlantis en Cuba? Un misterio que es necesario resolver

mega2

Reconstrucción en 3D del barrido del sonar

En el año 2001 una expedición conjunta canadiense-cubana descubrió un conjunto de megalitos en el lecho oceánico en el extremo occidental de Cuba, a 600 metros de profundidad.

En una llanura levemente inclinada de lecho arenoso, el sonar detectó un conjunto de estructuras de piedra en formaciones geométricas rectas, con bloques de superficies lisas con forma de pirámides y prismas.

En los años siguientes se hicieron otras exploraciones con un submarino que grabó imágenes de las formaciones rocosas y tomó algunas muestras.

Según la parte canadiense (Paulina Zelitsky, Paul Weinzweig) el hallazgo corresponde a las ruinas graníticas de una ciudad sumergida hace 7 mil años, con características muy similares a las de otras ciudades mayas en Yucatán, México.

Según la parte cubana (Manuel Iturralde) las formaciones rocosas son calizas y podrían tener origen natural, aunque admite no encontrar explicación para algunos detalles (como un fino plato triangular sobresaliente de uno de los megalitos y la pátina oscura que predomina en las rocas).

La continuidad de la investigación se ha enfrentado a múltiples problemas:

  • El equipo canadiense  (Zelitsky-Weinzweig) entiende que una nueva expedición requiere de tecnología robótica que permita descubrir artefactos en el interior de los edificios.
  • La National Geographic no ha aprobado financiamiento para tal expedición.
  • El gobierno cubano ha cancelado los permisos de exploración  (el gobierno cubano está interesado en la prospección petrolera en la zona).
  • El razonamiento escéptico en medios científicos:

Premisas:

El movimiento explicable por las fallas tectónicas situaría esa construcción hasta en 50 mil años de antigüedad.
No existen civilizaciones conocidas con más de 10 mil años de antigüedad.

Conclusión:

Las estructuras son naturales.

En definitiva según los científicos no tiene sentido investigar evidencias de una civilización de más de 10 mil años de antigüedad simplemente porque no existen evidencias de que esa civilización haya existido. (Lo cual no parece un razonamiento muy científico)

Desde nuestra perspectiva existen hipótesis erróneas en ambas partes que agregan confusión al caso.

  • El movimiento tectónico es irrelevante. La ciudad no quedó sumergida porque la tierra haya descendido sino porque los mares ascendieron.
  • Tampoco es relevante si las rocas son calizas o graníticas. Lo relevante es la pátina negra que evidenciaría que la zona fue sometida a temperaturas altísimas antes de ser cubierta por el mar.
  • La ciudad no tiene 7 mil años como dice la parte canadiense, ni 50 mil como conjetura la parte cubana, sino aproximadamente 12900 años, coincidente con el evento Younger Dryas.

La humanidad tiene el imperativo ético de continuar la exploración de este hallazgo que, en caso de ser verificado, alteraría rotundamente la historia que nos contaron.

Manuel Iturralde en Youtube

http://www.youtube.com/watch?v=re_S_R40Wa4

Paulina Zelitsky en Youtube

http://www.youtube.com/watch?v=KzRVTdPabDo

La historia del lado canadiense:
http://www.luismarianofernandez.com/AtlantidaEnCuba.html

La historia del lado cubano
http://www.redciencia.cu/cdorigen/arca/exmar.htm


La hipótesis Itahisa

Atlantis no era una isla, sino una federación de siete ciudades ubicadas en torno al Mar Caribe.

La sociedad atlanteana era matriarcal.

La religión atlanteana era politeísta y sus dioses principales eran femeninos.

Los atlanteanos eran Cro-Magnon, (homo sapiens con un diez por ciento más de capacidad craneal y quince por ciento más estatura que los humanos actuales) .

El idioma atlanteano era un proto-vasco / proto-náhuatl.

Todos los atlanteanos tenían sangre del grupo O con factor RH negativo.

Los atlanteanos eran expertos navegantes. Sus barcos viajaban por todas las costas del océano Atlántico y por los principales ríos del continente americano.

Los barcos atlanteanos realizaban las expediciones de larga distancia en flotillas de doce o más barcos.

Los barcos atlanteanos estaban estandarizados, de modo que era sencillo repararlos en los puertos o incluso en alta mar.

La civilización atlanteana dominaba la metalurgia del oro, la plata y el bronce.

La cultura atlanteana inventó la escritura.

La cultura atlanteana disponía de avanzados conocimientos en agricultura, astronomía, matemáticas, arquitectura, ingeniería y medicina.

La cultura atlanteana utilizaba un sistema numérico sexagesimal, dominaba la trigonometría y la cartografía.

Los atlanteanos no conocían la moneda, todos los intercambios de mercaderías se realizaban por trueque.

Atlantis nunca estuvo en guerra con otras naciones, carecía de ejércitos y desconocía las fortificaciones.

En los tiempos de Atlantis, en el actual continente americano existía una variada megafauna que incluía los elefantes, perezosos, camellos, osos y felinos más grandes que hubo sobre la Tierra.

La población de Atlantis superaba las cien mil personas en el momento de su mayor expansión.

La civilización atlanteana se encontraba en su máxima expansión en el momento de su destrucción.

Las siete ciudades de Atlantis con todos sus habitantes fueron destruidas por un cataclismo cósmico ocurrido hace 12900 (doce mil novecientos) años.

El cataclismo cósmico se produjo como efecto del cruce de la Tierra con una nube de fragmentos de un cometa.

Como consecuencia de ese cataclismo cósmico el nivel de los mares se incrementó bruscamente en más de trescientos metros.

Como consecuencia de esa elevación de los mares las costas de todos los continentes cambiaron su perfil, desaparecieron muchas islas y otras se redujeron o se fraccionaron.

Como consecuencia de esa elevación de los mares las siete ciudades de Atlantis quedaron sumergidas a más de 300 (trescientos) metros de profundidad.

Como consecuencia de ese cataclismo cósmico se produjo el cambio climático conocido como Dryas Reciente (Younger Dryas).

Como consecuencia de ese cambio climático se extinguieron todas las especies de grandes mamíferos de América.

Escasísimos sobrevivientes atlanteanos del cataclismo fundaron asentamientos en Norte, Centro y Sudamérica, en la Península Ibérica y en el noroeste de Africa.

Con el tiempo, los asentamientos de sobrevivientes de América fueron la cuna de las civilizaciones Mesoamericanas.

Con el tiempo, el asentamiento de sobrevivientes en la Península Ibérica dio lugar a la cultura Tartésica-Turdestana.

Con el tiempo, el asentamiento de sobrevivientes en Africa dio lugar a la cultura Mauritana.

Las culturas tartésica y mauritana dieron lugar a la cultura Micénica y a la del antiguo Egipto, más tarde a la Fenicia  y por último a la Púnica-Cartaginesa.

Estas culturas descendientes de Atlantis (los pueblos del mar) dominaron el mar Mediterráneo durante casi 10000 (diez mil) años, resistiendo múltiples agresiones de pueblos invasores.

Estas culturas descendientes de Atlantis (los pueblos del mar) comunicaron a las culturas tolteca, azteca, maya e inca con las culturas tartésica-micénica-fenicia-cartaginesa del Mediterráneo.

Recién en el último milenio a. de C., las culturas descendientes de Atlantis fueron derrotadas, arrasadas y borradas de la historia por culturas patriarcales que dominaban el hierro:  los griegos y los romanos.

Todos los conocimientos que atribuimos a los griegos y los romanos fueron en realidad herencia atlanteana.

Los últimos descendientes de atlanteanos fueron aniquilados por los conquistadores españoles en México, Centroamérica, Sudamérica y en las Islas Canarias hace quinientos años.

Algunas trazas de la cultura atlanteana sobreviven hasta hoy en la culturas celtas y en la cultura vasca de Europa.

—-

Itahisa de Atlantis

La historia que no nos contaron

sieteciudades


La Fricción Vinculante

The Kiss:Ilustración de Gwen Seemel

The Kiss: Ilustración de Gwen Seemel

Las relaciones sexuales juegan un papel preponderante en las sociedades de bonobos, ya que son usadas como saludo, como método de resolución de conflictos, como medio de reconciliación tras los mismos, y como forma de pago mediante favores tanto de machos como de hembras a cambio de comida. Los bonobos son los únicos primates (aparte de los humanos) que han sido observados realizando todas las actividades sexuales siguientes: sexo genital cara a cara (principalmente hembra con hembra, seguido en frecuencia por el coito hembra-macho y las frotaciones macho-macho), besos con lengua y sexo oral.

La actividad sexual tiene lugar tanto dentro de la familia inmediata como fuera de ella, y suele implicar tanto a adultos como a crías. Los bonobos no forman relaciones estables con parejas individuales. Tampoco parecen discriminar en sus comportamientos sexuales según género o edad, con la posible excepción de las relaciones sexuales entre madres y sus hijos adultos; algunos observadores creen que esos emparejamientos son tabú. Cuando los bonobos encuentran una nueva fuente de comida o lugar de alimentación, la excitación general suele desembocar en una actividad sexual en grupo, presumiblemente descargando la tensión de los participantes y permitiendo una alimentación pacífica.

Los machos bonobo practican con frecuencia varias formas de sexo genital entre ellos. Una de las formas consiste en ambos machos colgando de un árbol cara a cara mientras frotan sus penes entre sí. También se ha observado a los machos bonobos realizando esta actividad en el suelo. Una forma especial de la misma, empleada por los machos como reconciliación tras un conflicto, se realiza con ambos tumbados en el suelo y trasero con trasero, mientras frotan sus bolsas escrotales entre ellas.

Las hembras bonobo también usan el sexo genital hembra-hembra (tribadismo) como forma de establecer relaciones sociales entre ellas, fortaleciendo así el núcleo matriarcal de la sociedad bonobo. La estrecha relación entre las hembras les permite dominar la estructura social – aunque los machos son físicamente más fuertes, no pueden plantar cara solos a un grupo unido de hembras, y no suelen colaborar entre ellos de esa forma. Las hembras adolescentes suelen abandonar el grupo en el que nacen para unirse a otro. Esa migración habitual de las hembras hace que el fondo genético de los bonobos se mezcle con frecuencia.

A pesar del enorme incremento en la actividad sexual, la tasa de reproducción no es mayor que la de los chimpancés comunes. Las hembras cuidan de sus crías y las alimentan durante cinco años, y pueden dar a luz cada cinco o seis años. Comparadas con las de chimpancé común, las hembras de bonobo recuperan la actividad sexual mucho antes tras el parto, lo que les permite reincorporarse a las costumbres sexuales de su sociedad. Incluso los animales estériles o demasiado jóvenes o viejos para reproducirse participan en estas actividades sexuales.

http://es.wikipedia.org/wiki/Pan_paniscus

http://www.youtube.com/watch?v=oVJcN81_Abs

———

Itahisa de Atlantis
La Sociedad Bonoba

———


Enheduanna: La mujer que dio inicio a la Historia

enheduanna.-sepiaJPG

Los sumerios de hace cinco mil años seguramente no sabían que al escribir sus signos cuneiformes en tablas de arcilla eran protagonistas del tránsito de la humanidad desde la Prehistoria a la Historia.

Aquellas son las más antiguas escrituras cuyo significado hemos logrado develar y entre ellas están los relatos del primer autor conocido de la Historia: los himnos y poemas de Enheduanna, la Alta Sacerdotisa de la Ciudad de Ur.

Pero es probable que los sumerios fueran conscientes de otro tránsito histórico que se procesaba en ese tiempo. La progresiva pérdida de poder de las mujeres en la sociedad ante el avance de la lógica de la guerra conducida por los hombres:  La degradación de las Divinidades Femeninas del Amor y la Fertilidad ante los Dioses Masculinos Guerreros.  La inexorable caída del matriarcado.

Desde el inicio de la Historia nos llega el grito de angustia de Enheduanna, dando testimonio de aquellos tiempos infaustos con la belleza de su poesía.

Yo, la que alguna vez se sentó triunfante, fui arrojada del santuario.
Como una golondrina me hizo volar por la ventana, y mi vida se ha consumido.
Él me hizo caminar entre las breñas de la montaña.
Él me arrancó la corona apropiada de la alta sacerdotisa,
Y me dió daga y espada — «esto es más para tí» — me dijo.

Enheduanna, Alta Sacerdotisa de Ur, Sumeria, 2280 a.de C.

(Itahisa de Atlantis, Interludio entre la Parte Cuatro y la Parte Intermedia)


Esa bestia que llevamos dentro

Nos han contado que el hombre es una bestia que debe ser domesticada.  Que somos por naturaleza «simios asesinos», que el hombre es el «lobo del hombre«, que la selección natural es una guerra de todos contra todos, que la ética y la moral son logros recientes de la evolución y que debemos sobreponernos a nuestros «genes egoístas«.

Nos han contado historias de salvajes cavernarios que atacaban a otros para obtener el fuego, el alimento o las mujeres, pintando al hombre como animal depredador, cazador solitario, matando para sobrevivir.

Nos siguen contando esas historias aunque las más recientes investigaciones en neurociencias contradigan estas premisas, demostrando que la empatía y la colaboración son parte esencial de nuestra naturaleza, que la compasión y el consuelo pueden verse en los bebés recién nacidos y verificarse en los animales sociales más inteligentes y próximos al hombre.

En la mayoría de los cuentos los humanos nos parecemos a los chimpancés, esos simios agresivos organizados jerárquicamente debajo de un macho alfa, que controlan con violencia a las hembras y que frecuentemente se enfrentan a muerte con sus congéneres.

Aunque quizás los humanos nos parezcamos más a los bonobos, esos otros simios pacíficos sorprendentemente inteligentes, organizados por jerarquía de hembras, que utilizan el sexo varias veces al día para cuidar los vínculos, para celebrar la abundancia, para resolver conflictos o por pura diversión.

¿Será cierto que llevamos dentro una bestia que debe ser domesticada?

¿O por el contrario hemos sido domesticados para hacernos más bestias de lo que naturalmente somos?

Y he visto:
Que la cuna del hombre la mecen con cuentos

León Felipe

bonobo

Bonobo: ¿la bestia que llevamos dentro?

Itahisa de Atlantis
La historia que no nos contaron.


La historia que no nos contaron (II)

 
Nos contaron la historia de cuando los europeos descubrieron el Caribe hace quinientos años.
Pero no nos contaron la historia de cuando los caribeños descubrieron Europa doce mil años antes.

Parte4-Txalupa-recorte

Itahisa de Atlantis
La historia que no nos contaron
http://itahisa.info


El mapa de Piri Reis: Un misterio que cumple 500 años

En 1513 un almirante turco llamado Piri Reis diseñó un mapa portulano  del mundo, que fue descubierto en 1929 por los eruditos del museo Topkapi en Estambul.

Según las anotaciones del propio Piri Reis, aquel mapa era una compilación de catorce fuentes cartográficas, entre ellas algunas que habían sido utilizado por Cristóbal Colón en su descubrimiento de «las Indias» unos años antes.

Pero lo que más asombró al mundo en el siglo XX fue que el mapa mostraba con sorprendente exactitud la costa de Sudamérica, con anterioridad a que la costa de Sudamérica fuera descubierta.

pirireismap


Mapa de Piri Reis de 1513
Las costas europeas y africanas son aceptablemente exactas.
El tamaño de las islas es mayor al actual y existen islas desconocidas.
La costa de Sudamérica es bastante aproximada en lo que hoy es Venezuela y Brasil pero muy incongruente en lo que hoy es la costa atlántica de Argentina.

Lo insólito no era solamente la semejanza del perfil de la costa, sino la ubicación de ríos, montañas y fauna en el interior del continente sudamericano, en un tiempo en que los «descubridores» de «el nuevo mundo» recién tomaban contacto con el mismo.

Hasta ese momento, ningún europeo había incursionado en el continente sudamericano como para bosquejar el curso de los grandes ríos ni la existencia de la cordillera de los Andes.

Pero el mapa mostraba un incongruente apéndice en la zona de la Patagonia. Varios expertos cartógrafos, entre ellos Charles Hapgood, estudiaron el mapa de Piri Reis y concluyeron que reflejaba las costas de la Antártida previas a la Edad de Hielo.

Desde entonces esta teoría fue desacreditada por sucesivos estudios. La supuesta «deriva antártica» del mapa de Piri Reis resultó una teoría insostenible.

Pero la precisión de latitud y longitud del perfil de la costa sudamericana nunca fue explicada satisfactoriamente. Hace 500 años no existían los conocimientos trigonométricos para tal perfección.

Es innegable que Piri Reis se había basado en otros mapas portulanos cuyos orígenes se pierden en la historia.

¿ Cómo pudo Piri Reis trazar con acierto el continente sudamericano antes de su descubrimiento ?

¿ Cuál podría ser la explicación plausible de ese «apéndice austral» de la costa patagónica ?

Quizás una explicación pueda encontrarse en la batimetría, en la profundidad de los océanos.

Si Piri Reis se hubiera basado en fuentes originadas cuando los niveles del océano diferentes a los actuales, la costa sudamericana tendría un perfil distinto al que conocemos.

Y si un desastre natural de enormes proporciones hubiera provocado la abrupta elevación del nivel de los mares en todo el planeta, el mapa de Piri Reis podría reflejar el conocimiento de la geografía arcaica de la Tierra, conservado durante miles de años.

batimetría atlantico sur

Batimetría Atlántico Sur (Gebco)
(en color blanco la profundidad inferior a 500 metros)

atlantico sur

Batimetría Atlántico Sur (Google Earth)
(en celeste la profundidad inferior a 500 metros)

——————————————————————————————————————

Referencias:

en Youtube

http://www.youtube.com/watch?v=f91-MAsRZYc

http://www.youtube.com/watch?v=uCeJEzHb9DQ

——————————————————————————————————————

entradas relacionadas:


¿ Y si la utopía ya tuvo lugar ?

En general llamamos Utopía a un mundo «a construir», presentado como un modelo esperanzador de futuro.

  • Una sociedad en la que cada persona colabora desde sus talentos y no existe el dinero.
  • en la que las necesidades de todos son responsabilidad social
  • en la que las mujeres ocupan los primeros lugares en la política, en la ciencia y en la cultura.
  • en la que los conflictos se resuelven democráticamente
  • en la que el amor y el sexo no están sometidos a restricciones
  • en la que los distintos pueblos de la tierra colaboran en el intercambio de productos.
  • en la que las armas, las murallas y los ejércitos no son necesarios

El origen del término «utopía» se atribuye a Tomás Moro, quien en 1516 describió un «estado ideal» inspirado en los extraordinarios relatos de Américo Vespucio.

Desde entonces ha estado presente en infinidad de sucesos, aspiraciones y luchas de la humanidad.

¿ Qué son las utopías ? ¿ Sueños colectivos postulados como orientadores del futuro ?

¿ O acaso también trazas de memoria colectiva de una sociedad muy antigua, de una «utopía que tuvo lugar», hace quizás 13 mil años ?

Itahisa de Atlantis
La historia que no nos contaron.

utopiasign12890b


Una religión que celebraba el placer

nude priestess

Frecuentemente se relaciona a las religiones con el estoicismo,  con la propensión a anular los propios sentidos, a negarse el placer y a aceptar el dolor como un fortalecedor del espíritu.

Muchos acusan a las religiones de ser responsables de las guerras desde los «inicios de los tiempos»

La cuestión es qué entendemos por el «inicio de los tiempos»

Originalmente, durante decenas de miles de años, la religión se asociaba al disfrute de la naturaleza, a los ciclos vitales y cósmicos, y a la potencia afectiva, sexual y reproductiva de las mujeres.

Una religión que celebraba lo femenino, que lo ensalzaba.

Una religión que celebraba todos los placeres, entre ellos los sexuales.

Una religión que celebraba asimismo el poder psicoactivo de hongos y vegetales.

Una religión que proponía la hermandad de todos los humanos, promovía la colaboración comunitaria y desestimulaba la violencia.

Una religión que fue derrotada, aunque no completamente.

Itahisa de Atlantis

La religión que no nos contaron