Del útero a la cruz: los orígenes neolíticos del cristianismo.

El Buen Pastor

El Buen Pastor

Es poco sabido que durante trescientos años los primeros cristianos jamás utilizaron el símbolo tradicional de la cruz cristiana ni tampoco la imagen del Cristo crucificado.

Los símbolos religiosos que pueden encontrarse, por ejemplo en las catacumbas romanas, incluyen las imágenes del Pez, el Buen Pastor, la Paloma y el Ancla.

Pero esta simbología originaria del cristianismo tiene raíces muy anteriores a Cristo.

El Buen Pastor es conocido en la mitología griega como Apolo y en la sumeria como Dumuzid.

Probablemente sus referencias más antiguas se remontan hasta el Neolítico.

El Pez se relaciona con la inscripción ICHTHYS:  “Jesucristo, Hijo de Dios, Redentor” y con la condición de pescadores de los discípulos.

De la Triple Diosa al Pez

De la Triple Diosa al Pez

Pero el símbolo del Pez tiene un origen arcaico, que es posible encontrar también en las religiones del Neolítico.

El prehistórico ícono pagano de la Triple Diosa, que muestra las tres fases de la luna (menguante, llena y creciente) puede relacionarse con la representación del Pez de los albores del cristianismo.

Si bien estuvo ausente la cruz que hoy conocemos, existieron varios símbolos de la cruz en los primeros siglos de la era cristiana: la cruz Ankh egipcia, la cruz Esvástica, la cruz Chi-Ro (crismón) y la cruz Tau.

La cruz Tau (aun hoy utilizada por los Franciscanos) es una letra T con los brazos ensanchados y se vincula con la representación del Toro y con la constelación y signo zodiacal de Tauro.

La cruz Tau como símbolo religioso se remonta los antiguos egipcios y fenicios como reverencia al bovino sagrado (toro, becerro, vaca o bisonte).

UTERUS - TAURUS - TAU

UTERUS – TAURUS – TAU

Y según la antropóloga Marija Gimbutas, la cabeza del bisonte, que puede hallarse en el arte de la cultura Vinca unos cinco mil años antes de Cristo, representa los órganos reproductores femeninos: el útero, las trompas y la vagina.

“La sustancia de lo que hoy nosotros llamamos cristianismo existía ya en los antiguos y estaba presente desde los orígenes de la humanidad. Finalmente, cuando Cristo apareció en carne, lo que siempre existió comenzó a llamarse religión cristiana”

San Agustín de Hipona, Retractaciones, 1, 12, 3, circa 400 d.C.

“Antes de Cristo el cristianismo era anónimo e implícito. No poseía todavía un nombre, aunque existiese y fuese vivido por los hombres… El hecho de que al principio el cristianismo no se llamara así no significa que no existiera. Existía, pero escondido, anónimo y latente. “

Leonardo Boff, teólogo, Reflexiones sobre la esencia de lo cristiano, 1981.


Coca y tabaco en momias egipcias: La evidencia maldita del intercambio marítimo transoceánico hace 5 mil años.

momiaegipcia

Svetla Balabanova quedó paralizada cuando vio los resultados de sus propios análisis.

A la prestigiosa médica forense alemana le habían encargado analizar varias momias buscando trazas de consumo de drogas en los gobernantes del antiguo Egipto.

Las muestras evidenciaban la presencia de altos niveles de cocaína, nicotina y tetrahidrocannabinol en aquellos cuerpos preservados durante miles de años.

Con rigurosidad científica, la doctora Balabanova repitió los análisis varias veces y envió muestras a otros laboratorios para que se realizaran pruebas independientes. Todos los análisis sucesivos confirmaron los resultados iniciales.

Pero la comunidad científica permaneció escéptica, acusando de incompetencia a los profesionales que habían hecho el descubrimiento.

Empezaron afirmando que las momias eran falsas hasta que se demostró fehacientemente que eran auténticas.

Entonces pasaron a argumentar que estaban contaminadas hasta que se demostró que es imposible contaminar el tallo interior de un cabello.

A continuación alegaron que los experimentos no eran reproducibles hasta que un grupo independiente de expertos halló trazas de cocaína y nicotina en otras momias egipcias de un museo británico.

Por último, terminaron defendiendo lo indefendible: que el tabaco y la coca en realidad no provenían de Sudamérica sino que se trataba de unas rarísimas variedades de origen africano.

Pero nunca fue encontrada evidencia alguna de cultivos de coca o tabaco en Africa, Europa o Asia antes de Cristóbal Colón.

Lo que las momias nos relatan es una noticia intolerable para la historia que nos han contado.

La coca y el tabaco son indudablemente originarios de Sudamérica.  Los egipcios no tenían habilidades navales para cruzar el océano Atlántico.

De modo que forzosamente debió existir una civilización más avanzada hace miles de años.

Una civilización que disponía de conocimientos y tecnologías que ni los egipcios, ni los griegos, ni los romanos, tuvieron jamás.

—-

en español:

http://egiptoantiguo.blogspot.com/2007/01/cientfica-alemana-encuentra-trazas-de.html

en inglés:

http://www.faculty.ucr.edu/~legneref/botany/mummy.htm

http://www.druglibrary.org/schaffer/misc/mummies.htm

en youtube:

http://www.youtube.com/watch?v=5Wg7rxZxfyg


Atlantis en Cuba? Un misterio que es necesario resolver

mega2

Reconstrucción en 3D del barrido del sonar

En el año 2001 una expedición conjunta canadiense-cubana descubrió un conjunto de megalitos en el lecho oceánico en el extremo occidental de Cuba, a 600 metros de profundidad.

En una llanura levemente inclinada de lecho arenoso, el sonar detectó un conjunto de estructuras de piedra en formaciones geométricas rectas, con bloques de superficies lisas con forma de pirámides y prismas.

En los años siguientes se hicieron otras exploraciones con un submarino que grabó imágenes de las formaciones rocosas y tomó algunas muestras.

Según la parte canadiense (Paulina Zelitsky, Paul Weinzweig) el hallazgo corresponde a las ruinas graníticas de una ciudad sumergida hace 7 mil años, con características muy similares a las de otras ciudades mayas en Yucatán, México.

Según la parte cubana (Manuel Iturralde) las formaciones rocosas son calizas y podrían tener origen natural, aunque admite no encontrar explicación para algunos detalles (como un fino plato triangular sobresaliente de uno de los megalitos y la pátina oscura que predomina en las rocas).

La continuidad de la investigación se ha enfrentado a múltiples problemas:

  • El equipo canadiense  (Zelitsky-Weinzweig) entiende que una nueva expedición requiere de tecnología robótica que permita descubrir artefactos en el interior de los edificios.
  • La National Geographic no ha aprobado financiamiento para tal expedición.
  • El gobierno cubano ha cancelado los permisos de exploración  (el gobierno cubano está interesado en la prospección petrolera en la zona).
  • El razonamiento escéptico en medios científicos:

Premisas:

El movimiento explicable por las fallas tectónicas situaría esa construcción hasta en 50 mil años de antigüedad.
No existen civilizaciones conocidas con más de 10 mil años de antigüedad.

Conclusión:

Las estructuras son naturales.

En definitiva según los científicos no tiene sentido investigar evidencias de una civilización de más de 10 mil años de antigüedad simplemente porque no existen evidencias de que esa civilización haya existido. (Lo cual no parece un razonamiento muy científico)

Desde nuestra perspectiva existen hipótesis erróneas en ambas partes que agregan confusión al caso.

  • El movimiento tectónico es irrelevante. La ciudad no quedó sumergida porque la tierra haya descendido sino porque los mares ascendieron.
  • Tampoco es relevante si las rocas son calizas o graníticas. Lo relevante es la pátina negra que evidenciaría que la zona fue sometida a temperaturas altísimas antes de ser cubierta por el mar.
  • La ciudad no tiene 7 mil años como dice la parte canadiense, ni 50 mil como conjetura la parte cubana, sino aproximadamente 12900 años, coincidente con el evento Younger Dryas.

La humanidad tiene el imperativo ético de continuar la exploración de este hallazgo que, en caso de ser verificado, alteraría rotundamente la historia que nos contaron.

Manuel Iturralde en Youtube

http://www.youtube.com/watch?v=re_S_R40Wa4

Paulina Zelitsky en Youtube

http://www.youtube.com/watch?v=KzRVTdPabDo

La historia del lado canadiense:
http://www.luismarianofernandez.com/AtlantidaEnCuba.html

La historia del lado cubano
http://www.redciencia.cu/cdorigen/arca/exmar.htm


La hipótesis Itahisa

Atlantis no era una isla, sino una federación de siete ciudades ubicadas en torno al Mar Caribe.

La sociedad atlanteana era matriarcal.

La religión atlanteana era politeísta y sus dioses principales eran femeninos.

Los atlanteanos eran Cro-Magnon, (homo sapiens con un diez por ciento más de capacidad craneal y quince por ciento más estatura que los humanos actuales) .

El idioma atlanteano era un proto-vasco / proto-náhuatl.

Todos los atlanteanos tenían sangre del grupo O con factor RH negativo.

Los atlanteanos eran expertos navegantes. Sus barcos viajaban por todas las costas del océano Atlántico y por los principales ríos del continente americano.

Los barcos atlanteanos realizaban las expediciones de larga distancia en flotillas de doce o más barcos.

Los barcos atlanteanos estaban estandarizados, de modo que era sencillo repararlos en los puertos o incluso en alta mar.

La civilización atlanteana dominaba la metalurgia del oro, la plata y el bronce.

La cultura atlanteana inventó la escritura.

La cultura atlanteana disponía de avanzados conocimientos en agricultura, astronomía, matemáticas, arquitectura, ingeniería y medicina.

La cultura atlanteana utilizaba un sistema numérico sexagesimal, dominaba la trigonometría y la cartografía.

Los atlanteanos no conocían la moneda, todos los intercambios de mercaderías se realizaban por trueque.

Atlantis nunca estuvo en guerra con otras naciones, carecía de ejércitos y desconocía las fortificaciones.

En los tiempos de Atlantis, en el actual continente americano existía una variada megafauna que incluía los elefantes, perezosos, camellos, osos y felinos más grandes que hubo sobre la Tierra.

La población de Atlantis superaba las cien mil personas en el momento de su mayor expansión.

La civilización atlanteana se encontraba en su máxima expansión en el momento de su destrucción.

Las siete ciudades de Atlantis con todos sus habitantes fueron destruidas por un cataclismo cósmico ocurrido hace 12900 (doce mil novecientos) años.

El cataclismo cósmico se produjo como efecto del cruce de la Tierra con una nube de fragmentos de un cometa.

Como consecuencia de ese cataclismo cósmico el nivel de los mares se incrementó bruscamente en más de trescientos metros.

Como consecuencia de esa elevación de los mares las costas de todos los continentes cambiaron su perfil, desaparecieron muchas islas y otras se redujeron o se fraccionaron.

Como consecuencia de esa elevación de los mares las siete ciudades de Atlantis quedaron sumergidas a más de 300 (trescientos) metros de profundidad.

Como consecuencia de ese cataclismo cósmico se produjo el cambio climático conocido como Dryas Reciente (Younger Dryas).

Como consecuencia de ese cambio climático se extinguieron todas las especies de grandes mamíferos de América.

Escasísimos sobrevivientes atlanteanos del cataclismo fundaron asentamientos en Norte, Centro y Sudamérica, en la Península Ibérica y en el noroeste de Africa.

Con el tiempo, los asentamientos de sobrevivientes de América fueron la cuna de las civilizaciones Mesoamericanas.

Con el tiempo, el asentamiento de sobrevivientes en la Península Ibérica dio lugar a la cultura Tartésica-Turdestana.

Con el tiempo, el asentamiento de sobrevivientes en Africa dio lugar a la cultura Mauritana.

Las culturas tartésica y mauritana dieron lugar a la cultura Micénica y a la del antiguo Egipto, más tarde a la Fenicia  y por último a la Púnica-Cartaginesa.

Estas culturas descendientes de Atlantis (los pueblos del mar) dominaron el mar Mediterráneo durante casi 10000 (diez mil) años, resistiendo múltiples agresiones de pueblos invasores.

Estas culturas descendientes de Atlantis (los pueblos del mar) comunicaron a las culturas tolteca, azteca, maya e inca con las culturas tartésica-micénica-fenicia-cartaginesa del Mediterráneo.

Recién en el último milenio a. de C., las culturas descendientes de Atlantis fueron derrotadas, arrasadas y borradas de la historia por culturas patriarcales que dominaban el hierro:  los griegos y los romanos.

Todos los conocimientos que atribuimos a los griegos y los romanos fueron en realidad herencia atlanteana.

Los últimos descendientes de atlanteanos fueron aniquilados por los conquistadores españoles en México, Centroamérica, Sudamérica y en las Islas Canarias hace quinientos años.

Algunas trazas de la cultura atlanteana sobreviven hasta hoy en la culturas celtas y en la cultura vasca de Europa.

—-

Itahisa de Atlantis

La historia que no nos contaron

sieteciudades


Advertencia al lector: Esta historia puede provocar conmociones, interpelaciones y síndrome de abstinencia

de Gerardo
En esta formidable novela de aventuras la protagonista descubre casi al mismo tiempo la sexualidad y la política… la política como sexualidad, y la sexualidad como política…. Y la forma de entender el placer, la responsabilidad con el otro, resultan tan diferentes a como estamos acostumbrados a protagonizarlo (¿padecerlo?) en nuestras vidas…  imprescindible lectura para internarse en el futuro que viene.

de Sandra
La historia seduce y subyuga a partir de que exige que se rompa con lo preestablecido, con lo conocido, que “desanclemos de la rigidez” y nos posicionemos desde la apertura y la aceptación de que hay mucho más por ver y aprehender… Y no tan solo lo que nos han contado… Estoy absolutamente encantada… Gracias, gracias, gracias!!!

de Eduardo
Anoche terminé de leer Itahisa de Atlantis. Es difícil condensar una primera opinión sobre 755 páginas que incluyen un tratado de filosofía política, una historia de supervivencia y un relato de características bíblicas. Todo ello bajo la apariencia de una novela autobiográfica con componentes eróticos. Recomiendo a mis amables corresponsales adquirir su ejemplar.

de Graciela
La disfruté muchísimo. Es una historia bien diferente a cualquier otra que haya leído. Ese final cuasi bíblico me pareció muy interesante. Como que por momentos parecía el antiguo testamento,(y creo que no es casualidad).
Una vez que te ubicás geográficamente te empiezan a cerrar muchas cosas que tienen que ver con distintas civilizaciones… Es una historia llena de amor, de amistad, de dolor, de esfuerzos, de placeres, de pérdidas pero también de encuentros.
No puedo dejar de decir que las costumbres de índole sexual me encantaron y sobre todo el lugar que ocupaba el sexo en la vida de todos los personajes y el derecho al embarazo cuando así lo admitiera la madre en cuestión. … hay mucha cosa entre-líneas para comentar, que tienen que ver con cuestionamientos que podemos hacer a la sociedad actual, sobre todo parados desde los paradigmas de un montón de estructuras que nos ¿limitan? o nos ¿liberan?… En fin… nuevamente gracias.

de Augusto
Felicitaciones por Itahisa de Atlantis, flor de libro atrapante , uno se apura a terminar cosas para poder retomar su lectura.
Es una muy buen novela. Totalmente creible. ¿Estás preparando otro título ambientado en la época de Itahisa?

de Mercedes
La verdad es que me gustó muchísimo…me enganchó hasta el final…
Sin duda ha sido toda una revelación para mi… van mis felicitaciones…
Soy plenamente conciente que la mayoría de hombres y tambíén de mujeres desconocemos el potencial sexual de la mujer…creo que en las últimas décadas eso empezó a cambiar a nivel individual, pero que de momento apenas está en las excepciones… y que ese cambio, podría ser entre otros, la clave para la mutación que como especie es imperiosa que suceda para su supervivencia….

de Rossana
Fue una lectura intensa. Disfruté de tener esa historia abierta cada día de los que la leí. Sentí casi un vacío cuando se acercaba el final, que me ha pasado tres o cuatro veces como mucho en mi vida al ir terminando un libro…
Conmovedora historia que todavía está abierta en mi vida cotidiana.  Gracias!!!!!!

de Kareen
Cuando termino un libro que disfruté mucho, me da pena no seguir encontrándome con sus personajes. Es como despedir a un amigo que se va a vivir lejos…. Y este libro me dejó esa pena… Me encantó haber estado allí en tu Atlantis en ese otro mundo que nos precedió o nos sucederá de alguna forma.
Una sociedad así sería la sociedad perfecta para mí por la libertad que transmite en muchos planos. Te agradezco haberte conectado con ese mundo y haber estudiado y escrito esta novela para poder cuestionarnos como estamos haciendo las cosas en esta civilización y qué se podría retomar de otras épocas que nos devuelvan una vida mas plena y feliz.
Gracias una vez más.

de Andrea
Quería de todo corazón felicitarte por el libro, ayer lo terminé de leer, me llevó dos días leerlo porque siendo fin de semana comencé y jamás pude parar. Indiscutiblemente me sorprende muchísimo que sea un hombre quién escriba con tanta sensibilidad sobre una historia tan femenina, por eso es aún mayor mi conmoción!!! Nada más que decir viva los hombres que tanto nos conocen porque se han atrevido a hacerlo…. Maravillosa historia que deja hasta la duda, acaso no podría haber sido esta historia totalmente cierta?? pues realmente es muy probable…… Felicitaciones y mil gracias por seguir ese maravilloso impulso de escribirlo!!!

de Anna
Este tipo de literatura que hace pensar, que hace salirse de valores patriarcales y conservadores, debería ser difundido como merece …Con la aparición de E.L.James y un infinito producto cartesiano de novelas que son apologías al machismo y al materialismo, no están haciendo otra cosa sino que la gente se vuelva aún más tonta…”lectores” que jamás van a poder pasar de la primera página de una OBRA DE ARTE como Itahisa, un compendio de historia, filosofía, eros. Una obra magistral, que lleva a cuestionarse el origen religioso” de las civilizaciones, (Un día dios creó el cielo y la tierra, después creó al hombre… después creó a la mujer…). Ojalá  pudieran ser más difundidas estas obras literarias…

de Andrés
El lugar y rol de los atlanteanos, tanto de los hombres como de las mujeres, es una invención filosófica nada común, … no es un machismo con cara de fémina, sino que es algo que debemos de mirar e interpretar con otros ojos, porque es una variante desprovista de las pautas culturales a las que estamos acostumbrados. ¿Podremos pensar de otro modo más creativo el tipo de relaciones que establecemos? ¿Cambiar las prácticas vinculadas al amor? ¿O estamos obligados por presiones sociales y culturales a conformarnos con esas conductas que no hacen otra cosa que responder al modo más pacato y conservador de concebir la vida?

Portada título_contraste-1024

—————————————————————————————————————
entradas relacionadas:


La Fricción Vinculante

The Kiss:Ilustración de Gwen Seemel

The Kiss: Ilustración de Gwen Seemel

Las relaciones sexuales juegan un papel preponderante en las sociedades de bonobos, ya que son usadas como saludo, como método de resolución de conflictos, como medio de reconciliación tras los mismos, y como forma de pago mediante favores tanto de machos como de hembras a cambio de comida. Los bonobos son los únicos primates (aparte de los humanos) que han sido observados realizando todas las actividades sexuales siguientes: sexo genital cara a cara (principalmente hembra con hembra, seguido en frecuencia por el coito hembra-macho y las frotaciones macho-macho), besos con lengua y sexo oral.

La actividad sexual tiene lugar tanto dentro de la familia inmediata como fuera de ella, y suele implicar tanto a adultos como a crías. Los bonobos no forman relaciones estables con parejas individuales. Tampoco parecen discriminar en sus comportamientos sexuales según género o edad, con la posible excepción de las relaciones sexuales entre madres y sus hijos adultos; algunos observadores creen que esos emparejamientos son tabú. Cuando los bonobos encuentran una nueva fuente de comida o lugar de alimentación, la excitación general suele desembocar en una actividad sexual en grupo, presumiblemente descargando la tensión de los participantes y permitiendo una alimentación pacífica.

Los machos bonobo practican con frecuencia varias formas de sexo genital entre ellos. Una de las formas consiste en ambos machos colgando de un árbol cara a cara mientras frotan sus penes entre sí. También se ha observado a los machos bonobos realizando esta actividad en el suelo. Una forma especial de la misma, empleada por los machos como reconciliación tras un conflicto, se realiza con ambos tumbados en el suelo y trasero con trasero, mientras frotan sus bolsas escrotales entre ellas.

Las hembras bonobo también usan el sexo genital hembra-hembra (tribadismo) como forma de establecer relaciones sociales entre ellas, fortaleciendo así el núcleo matriarcal de la sociedad bonobo. La estrecha relación entre las hembras les permite dominar la estructura social – aunque los machos son físicamente más fuertes, no pueden plantar cara solos a un grupo unido de hembras, y no suelen colaborar entre ellos de esa forma. Las hembras adolescentes suelen abandonar el grupo en el que nacen para unirse a otro. Esa migración habitual de las hembras hace que el fondo genético de los bonobos se mezcle con frecuencia.

A pesar del enorme incremento en la actividad sexual, la tasa de reproducción no es mayor que la de los chimpancés comunes. Las hembras cuidan de sus crías y las alimentan durante cinco años, y pueden dar a luz cada cinco o seis años. Comparadas con las de chimpancé común, las hembras de bonobo recuperan la actividad sexual mucho antes tras el parto, lo que les permite reincorporarse a las costumbres sexuales de su sociedad. Incluso los animales estériles o demasiado jóvenes o viejos para reproducirse participan en estas actividades sexuales.

http://es.wikipedia.org/wiki/Pan_paniscus

http://www.youtube.com/watch?v=oVJcN81_Abs

———

Itahisa de Atlantis
La Sociedad Bonoba

———


¿Cómo sería una historia de amor no romántica?

La narrativa romántica  La narrativa no romántica 
Una mujer ama a un hombre Una mujer vive varios amores
pero existen obstáculos que los separan. sin obstáculos para disfrutar lo que cada cual tiene de especial.
La mujer debe soportar una larga espera Puede gozar plenamente sin demoras
para que el hombre supere los obstáculos y no tiene que elegir a uno en particular.
hasta que llegue el deseado desenlace Sus amantes no tienen motivo para estar celosos
en el que se consumará la unión (que excluye otros vínculos amorosos) porque toman naturalmente amar sin exclusividad.
Tendrán hijos Recibirán como propios a los hijos de las mujeres que aman
y sin enfrentar más adversidades serán felices y comerán perdices y enfrentarán adversidades para ser felices y comer perdices
(la historia que nos contaron miles de veces) (la historia que no nos contaron)

romance_sepia2


Enheduanna: La mujer que dio inicio a la Historia

enheduanna.-sepiaJPG

Los sumerios de hace cinco mil años seguramente no sabían que al escribir sus signos cuneiformes en tablas de arcilla eran protagonistas del tránsito de la humanidad desde la Prehistoria a la Historia.

Aquellas son las más antiguas escrituras cuyo significado hemos logrado develar y entre ellas están los relatos del primer autor conocido de la Historia: los himnos y poemas de Enheduanna, la Alta Sacerdotisa de la Ciudad de Ur.

Pero es probable que los sumerios fueran conscientes de otro tránsito histórico que se procesaba en ese tiempo. La progresiva pérdida de poder de las mujeres en la sociedad ante el avance de la lógica de la guerra conducida por los hombres:  La degradación de las Divinidades Femeninas del Amor y la Fertilidad ante los Dioses Masculinos Guerreros.  La inexorable caída del matriarcado.

Desde el inicio de la Historia nos llega el grito de angustia de Enheduanna, dando testimonio de aquellos tiempos infaustos con la belleza de su poesía.

Yo, la que alguna vez se sentó triunfante, fui arrojada del santuario.
Como una golondrina me hizo volar por la ventana, y mi vida se ha consumido.
Él me hizo caminar entre las breñas de la montaña.
Él me arrancó la corona apropiada de la alta sacerdotisa,
Y me dió daga y espada — “esto es más para tí” — me dijo.

Enheduanna, Alta Sacerdotisa de Ur, Sumeria, 2280 a.de C.

(Itahisa de Atlantis, Interludio entre la Parte Cuatro y la Parte Intermedia)


Esa bestia que llevamos dentro

Nos han contado que el hombre es una bestia que debe ser domesticada.  Que somos por naturaleza “simios asesinos”, que el hombre es el “lobo del hombre“, que la selección natural es una guerra de todos contra todos, que la ética y la moral son logros recientes de la evolución y que debemos sobreponernos a nuestros “genes egoístas“.

Nos han contado historias de salvajes cavernarios que atacaban a otros para obtener el fuego, el alimento o las mujeres, pintando al hombre como animal depredador, cazador solitario, matando para sobrevivir.

Nos siguen contando esas historias aunque las más recientes investigaciones en neurociencias contradigan estas premisas, demostrando que la empatía y la colaboración son parte esencial de nuestra naturaleza, que la compasión y el consuelo pueden verse en los bebés recién nacidos y verificarse en los animales sociales más inteligentes y próximos al hombre.

En la mayoría de los cuentos los humanos nos parecemos a los chimpancés, esos simios agresivos organizados jerárquicamente debajo de un macho alfa, que controlan con violencia a las hembras y que frecuentemente se enfrentan a muerte con sus congéneres.

Aunque quizás los humanos nos parezcamos más a los bonobos, esos otros simios pacíficos sorprendentemente inteligentes, organizados por jerarquía de hembras, que utilizan el sexo varias veces al día para cuidar los vínculos, para celebrar la abundancia, para resolver conflictos o por pura diversión.

¿Será cierto que llevamos dentro una bestia que debe ser domesticada?

¿O por el contrario hemos sido domesticados para hacernos más bestias de lo que naturalmente somos?

Y he visto:
Que la cuna del hombre la mecen con cuentos

León Felipe

bonobo

Bonobo: ¿la bestia que llevamos dentro?

Itahisa de Atlantis
La historia que no nos contaron.


El olvidado origen del “Día de la Madre”

Julia Ward en Wikipedia

En 1870 la escritora estadounidense Julia Ward convocó a todas las madres del mundo a rebelarse contra la guerra, en una desgarradora proclama pacifista que mantiene su vigencia.

La proclama convocaba a un Congreso Internacional de Madres para promover alianzas entre diferentes nacionalidades y el arreglo amistoso de cuestiones internacionales.

Las reacciones conservadoras lograron traducir aquella propuesta en la celebración comercial del Día de la Madre que se ha generalizado en buena parte del mundo.

¡Levántense, mujeres de hoy! ¡Levántense todas las que tienen corazones, sin importar que su bautismo haya sido de agua o lágrimas! Digan con firmeza: ‘No permitiremos que los asuntos sean decididos por agencias irrelevantes. Nuestros maridos no regresarán a nosotras en busca de caricias y aplausos, apestando a matanzas. No se llevarán a nuestros hijos para que desaprendan todo lo que hemos podido enseñarles acerca de la caridad, la compasión y la paciencia’. Nosotras, mujeres de un país, tendremos demasiada compasión hacia aquellas de otro país, como para permitir que nuestros hijos sean entrenados para herir a los suyos. Desde el seno de una tierra devastada, una voz se alza con la nuestra y dice ‘¡Desarma! ¡Desarma!’ La espada del asesinato no es la balanza de la justicia. La sangre no limpia el deshonor, ni la violencia es señal de posesión.

Julia Ward, Proclama del Día de las Madres, 1870


El embrutecimiento de una sociedad (el deterioro forzado de la empatía natural) es un requisito para la guerra, como lo denunciaba Julia Ward en su olvidada proclama.

La Novela Itahisa de Atlantis describe una sociedad matriarcal que impone límites a los actos de agresión y de violencia, mostrando cómo sería una civilización no embrutecida.